Instalan trampas para detectar el vector que transmite la leishmaniasis

0

Ante los brotes de leishmaniasis que se han presentado en Neiva, la Alcaldía de Neiva a través de la Secretaría de Salud, viene adelantado diferentes actividades enfocadas en la vigilancia y control de dicha enfermedad, adhiriéndose a los protocolos y estrategias señaladas por el Instituto Nacional de Salud.

Una de estas actividades, es la realización de un estudio entomológico en la zona de brote y sus alrededores, el cual se encarga de detectar el insecto transmisor de la leishmaniasis visceral conocido comúnmente como manta-blanca.

 El estudio se viene realizando por medio de la ubicación de trampas con atrayente de luz ubicadas en el intra y peri domicilio. Las muestras de insectos son analizadas e identificadas taxonómicamente por la entomóloga del municipio.

“Estamos haciendo un trabajo minucioso desde todos los campos para detectar el foco donde se reproduce el vector, este estudio nos permitirá eso, saber cuál es el insecto transmisor”, explica Dahyana Bolaños Burbano, bióloga de Saneamiento ambiental y zoonosis de la Secretaría de Salud Municipal.

En el municipio de Neiva se han identificado 8 especies de manta-blanca, de las cuales solo una (Lutzomyialongipalpis) es capaz de transmitir el parásito causante de la enfermedad de animales infectados, como perros o zarigüeyas hacia los humanos.

La identificación oportuna del vector permitirá continuar con las acciones de vigilancia y control tales como muestreo canino para determinar la presencia de perros infectados en la zona, búsqueda activa de casos en niños menores de 5 años, programas con la comunidad enfocados en eliminación de basura y materia orgánica en descomposición, control químico controlado y principalmente educación a la comunidad.

Los sitios donde se ha detectado esta especia transmisora son: en la comuna 9 en los asentamientos ubicados en Lomas de San pedro; en la comuna 2 en los barrios granjas comunitarias y Villa Marínela; en la comuna 8 en el asentamiento divino niño; y en la comuna 10 en el barrio Oasis Oriente, barrios en los cuales se han presentado los casos en niños menores de 5 años.

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad en los niños son principalmente cuadro febril elevado, inicialmente permanente o intermitente, que dura varias semanas para posteriormente tornarse persistente y acompañarse de un deterioro progresivo del estado general del enfermo debido a la afectación del bazo, hígado, ganglios linfáticos y médula ósea, además, presencia de anemia,  adelgazamiento del tórax y los miembros que contrasta con el crecimiento exagerado del abdomen debido al aumento exagerado de bazo e hígado.