En Isnos y San Agustín 15 trapiches paneleros fueron tecnificados con recursos de regalías

0

Un proyecto ha mejorado notablemente la productividad panelera en dos municipios del sur del Huila, gracias a inversión de $5.652 millones de los cuales $5.214 fueron financiados con regalías del fondo Ciencia, Tecnología e Innovación a través de la Gobernación de Huila.

Se trata de la innovación tecnológica que buscó el mejoramiento de la eficiencia económica y ambiental en 15 trapiches comunitarios campesinos, para la producción de panela en bloque y pulverizada, en San Agustín e Isnos. Este proyecto está beneficiando a 200 familias.

En la vereda Cañaveral, en Isnos, está ubicado el trapiche de Ricardo Cerón, representante de Asopaen que cuenta con diez asociados. Es uno de los beneficiarios de esta iniciativa y destaca que está feliz porque él y sus compañeros hoy pueden hacer su trabajo con mejor calidad, más rentabilidad y en menos tiempo.

Entre el calor de las pailas de jugo de caña, Ricardo cuenta que “en el trapiche artesanal producíamos una tonelada y cuarto, ahora se producen dos toneladas y media, lo que nos deja más ganancias para el sustento de nuestras familias. Además de esto,                                                                                                                                                                     El proyecto contempló mayor eficiencia de las hornillas y la capacidad de producción promedio regional pasó de 80 a 150 kilos de panela por hora. Así mismo, se redujo el consumo de leña y llantas para generar combustión, ahora se utiliza el bagazo de la caña y la contaminación en estos trapiches es cosa del pasado.

El panelero comenta que anteriormente la extracción del jugo de la caña era de un 45% y ahora es de casi del 70%. “A diario nos ahorramos unos 150 mil pesos al no tener que comprar combustibles y tampoco estamos quemando llantas, carbón, ni leña”.

Gracias a este proyecto él y sus socios han logrado crecer, organizarse y capacitarse para producir 15 toneladas de panela al mes, bajar el costo de producción en un 27% y comercializarla directamente con compradores en Bogotá.

Juan Pablo Puentes, director del proyecto para la Oficina Nacional Forestal ONF para la región Andina, Centroamérica y el Caribe, ente operador de la iniciativa, se refiere a las mejoras que se lograron: “en materia de proceso en las hornillas mejoramos en varios aspectos, el primero en eficiencia energética. Es decir que necesitamos menos material combustible, menos poder calorífico y estamos optimizando el que se utiliza a través de una chimenea que tiene una válvula que permite regular la intensidad de calor que se utiliza en el proceso en la conversión de los jugos a mieles y posteriormente a panela”.

A lo anterior se suma que se han introducido mejoras en las pailas, que ahora son de acero y disminuyen los tiempos de producción haciendo más eficiente el proceso de hacer panela. “En materia de producción de panela hemos logrado mejorar instalaciones sanitarias, mayor rendimiento y productividad”, añade Puentes.

La voz de los beneficiarios

Servio Tulio Bolaño vive en la vereda El Jabón, en San Agustín, y desde hace 25 años está dedicado a la producción de panela. Él asegura ser el pionero de la panela pulverizada en esa zona del Huila y la prefiere por su durabilidad con respecto a la de bloque.

Respecto al proyecto de mejoramiento de los trapiches destaca que “en el tema de productividad nos ha cambiado mucho gracias a esta obra. Antes producíamos una tonelada por día y ahora pasamos a dos por día”.

Con relación al área donde laboran, rodeado de un hermoso paisaje de cañaduzales, dice que “el trapiche que tenemos ahora está acorde a lo que se requiere en una planta de alimentos como zona de extracción, bagaceras, cuarto de moldeo, bodegas y baños. Por otra parte, las nuevas hornillas, son muy eficientes, así como la bagacera con techo transparente que permite buen secado de la caña”.

Él como muchos paneleros beneficiados insiste en que “para nosotros este proyecto de regalías ha sido de gran impacto, porque estamos mejorando en la calidad de la panela, la extracción, la organización y calidad de vida de los trabajadores. Ojalá se pueda replicar en todos los trapiches”

El proyecto estudia variedades de caña de azúcar

Según estudios de Fedepanela, en el sur del Huila hay entre mil y mil 200 trapiches tradicionales. Con estos 15 del proyecto se logró agrupar entre 100 y 150 trapiches tradicionales.

El proyecto tiene otro componente agronómico en el que está trabajando con cinco variedades de caña de alto rendimiento que se han plantado en parcelas experimentales localizadas estratégicamente con el fin de evaluar los sistemas de siembra, de corte y de fertilización, lo anterior para identificar las que puedan ser más eficientes para la producción panelera.