Naturaleza Mujer Madre Maestra

0

“La naturaleza no es mía, yo le pertenezco. Ella tiene derecho sobre mí y no yo sobre ella”. Gonzales J. L. Ed. Buho.

En respetuosa analogía con la parábola las tres personas distintas que se conjugan en un solo Dios verdadero, yo quiero hoy conjugar las palabras mágicas, mujer, madre, maestra, un una sola majestad, que es la naturaleza.

Y es que se me antoja que la naturaleza es mujer por género  y condición, porque igual que una madre produce y reproduce vida y ofrece a sus hijos, el sol, el aire, el agua y todo lo necesario para vivir felices, pero también es maestra porque enseña a vivir en equilibrio y en armonía, transforma el cuerpo y  el espíritu, guía y da lecciones a veces drásticas pero siempre muy justas y acordes con nuestra realidad planetaria.

Cuando ya la vida nos señala que el tiempo se hace corto, es momento propicio y sublime para sentir y reconocer que existen unos seres de la naturaleza que probablemente fueron invisibles en el camino que hemos recorrido pero cada vez se hacen más visibles porque cada día los hacemos “más invisibles”. Aquella quebradita que acarició nuestra juventud hoy ya no existe, las aves que alegraron nuestro despertar con sus trinos mañaneros se fueron porque matamos el árbol que era su casa, el color verde de los senderos se ha ido transformando en el color gris del cemento.

Ahora es cuando se piensa que la especie humana denominada Homo sapiens sapiens ha perdido el rumbo, pero también es cuando se es consciente de la trascendencia de las acciones de esa especie inteligente, especie que tiene en sus manos la decisión de construir un norte donde la vida brille para todos. Por ello te invitamos para que practiques el nuevo valor: el valor de la ecología como mediador de la vida.