Menev aplicará en firme Código Nacional de Policía en Neiva

0

Para garantizar la seguridad y convivencia de la ciudadanía la Alcaldía de Neiva y Policía Metropolitana, Menev, ya tienen dispuestas las herramientas que permitirán aplicar en firme el Código Nacional de Policía que inicia a regir este primero de agosto.

En tal sentido, el alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez hizo entrega  a la Policía del Centro Temporal de Protección al que se serán conducidas todas las personas que infrinjan las normas de convivencia establecidas en el código.

“Vamos a poder aplicar mucho mejor el Código de Policía y hacer el traslado de protección a la ciudadanía, en caso de riñas, de consumo de sustancias psicoactivas y todos los casos que el código lo establezca, todas las personas que perturben el bienestar de los ciudadanos”, expresó el mandatario.

Lara Sánchez aclaró que el Centro Temporal ubicado donde funcionaba el CAI del barrio Bogotá es una solución temporal mientras se construye la Unidad Permanente de Justicia que tendrá una inversión cercana a los mil millones de pesos y se espera iniciar obras el año entrante.

Esta obra tuvo un valor superior a los 35 millones de pesos para adecuaciones, recursos gestionados ante el Fondo de Seguridad y aprobados por el Comité de Orden Público.

A esto se suma la entrega de cerca de 3.000 comparenderas las cuales facilitarán el trabajo del personal de la Policía.

El comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, coronel Juan Carlos León Montes, indicó que este centro tendrá de manera permanente un inspector de Policía y un grupo especial de la Menev.

“Esto permitirá conducir de manera temporal a quienes infrinjan el Código Nacional de Policía como el porte de arma blanca, consumo de sustancias psicoactivas, riñas o quien este en alto grado de exaltación, así evitando la comisión de delitos mayores como las lesiones o  un homicidio”, dijo León Montes.

Las personas serán retenidas por el término de 6 horas y les serán impuestas las multas correspondientes.

Entre las contravenciones más comunes de los ciudadanos hacía el Código están:

  • Limitar u obstruir las manifestaciones de afecto y cariño que no configuren actos sexuales o de exhibicionismo en razón de la raza, origen nacional o familiar, orientación sexual, identidad de género u otra condición similar.
  • Emplear o inducir a los niños y adolescentes a utilizar indebidamente las telecomunicaciones o sistemas de emergencia.
  • No recoger el excremento de su mascota o después de recogidos dejarlos abandonados en espacio público o áreas comunes.
  • Permitir que animales o mascotas en espacio público esparzan las bolsas y recipientes de basura puestas para la recolección.
  • Obstruir la ciclorruta o carril exclusivo para las bicicletas.
  • Reñir, incitar o incurrir en confrontaciones violentas que puedan derivar en agresiones físicas.
  • Lanzar objetos o sustancias peligrosas que puedan causar daño a personas.
  • Amenazar con causar daño físico a personas por cualquier medio.
  • Portar armas, elementos cortantes, punzantes o semejantes o sustancias peligrosas en áreas comunes o lugares abiertos al público, se exceptúa quien demuestre que esos materiales constituyen una herramienta de su actividad deportiva, oficio, profesión u estudio.
  • Portar armas neumáticas, de aire, fogueo, de letalidad reducida o sprays, rociadores, aspersores, o aerosoles de pimienta o cualquier elemento que se asimile a arma de fuego en lugares abiertos al público donde se desarrollen aglomeraciones de personas o en lugares donde se consuman bebidas embriagantes, o se advierta su utilización irregular, o se incurra en un comportamiento contrario a la convivencia.
  • Irrespetar a las autoridades de Policía.
  • Permitir que los niños o adolescentes tengan animales potencialmente peligrosos.
  • Impedir el ingreso o permanencia de perros lazarillos que acompañen a su tenedor como guía en sitios públicos, sistemas de transporte o en edificaciones privadas o públicas.
  • Tener caninos potencialmente peligrosos en espacio público, zonas comunes, transporte público sin bozal, traílla o demás elementos que exige la ley, para saber cuáles son potencialmente peligrosos.