Exalcalde de Neiva Pedro Suárez se encuentra detenido por caso de estadio de fútbol

0

El exalcalde Pedro Suárez Trujillo se presentó en las últimas horas a las instalaciones de la Sijín en Neiva para corroborar si tenía orden de capturar por el caso del estadio de fútbol. Al verificar su situación judicial, se entregó para responder la solicitud de la Fiscalía.

Unas horas antes, el exdirector de Deportes y Recreación de Neiva, Carlos Alberto Ramos Parraci, fue capturado en la ciudad de Ibagué por agentes del CTI de la Fiscalía, para responder por las irregularidades que se presentaron en la remodelación del estadio de fútbol de Neiva y el desplome de la tribuna occidental ocurrido el 19 de agosto del 2016, en la que fallecieron cuatro personas y 11 más resultaron heridas.

Parraci, profesor de planta de la Universidad del Tolima, venía desempeñándose en el cargo de Vicerrector de Desarrollo Humano. La UT a través de un comunicado expresó un mensaje de apoyo al miembro de su comunidad educativa.

“La Dirección de la Universidad del Tolima, en un sentir solidario con el profesor y su familia, espera que su defensa salga avante y confía en que la definición de su situación jurídica este rodeada de las garantías procesales que le asisten”.

Se espera que en las próximas horas se realice la audiencia de legalización de capturas y la imputación de cargos por los que fueron solicitados. Se presume más detenidos por este caso de remodelación del estadio en los que se han invertido alrededor de 25 mil millones de pesos.

Peritazgo

El pasado 16 de junio 2017 la Alcaldía de Neiva recibió conclusiones del ‘Peritazgo técnico y factores determinantes del colapso de la tribuna occidental del Estadio Guillermo Plazas Alcid’ realizado por la firma Ingeniería Sísmica y Estructural S.A.S.

Una copia de las evidencias de ese estudio contratado, que incluye más de mil folios, varios planos y estudios complementarios, fue entregado por la Administración Municipal a la Fiscalía, Procuraduría y a la Contraloría General de la Nación respectivamente.

Asimismo dieron a conocer a la opinión pública algunas conclusiones de ese informe:

– Mediante el estudio de Patología Estructural, se recolectó toda la evidencia en campo necesaria para determinar la resistencia de los materiales usados en la obra, como también las dimensiones, posición, estado, figuración del acero, etc., de los elementos y los refuerzos de acero utilizados en el proyecto. Se estableció que el tamaño y geometría de los elementos estructurales presentes en la obra son concordantes con los especificados en los planos de construcción, así mismo los diámetros, separación y posición de los aceros de refuerzo de los elementos estructurales coinciden con los consignados en los planos de diseño estructural, a excepción de los ganchos suplementarios de las columnas, los cuales en los planos de diseño cumplen todos los requisitos normativos, pero los materializados en obra violan completamente el artículo C.7.1.4. ya que en los dos extremos se proveyeron en obra ganchos de 90 grados, cuando solamente está permitido que uno de los extremos tenga su gancho a 90 grados. Esto no solamente es violatorio de la NSR-10, si no que contraviene el diseño donde se establecían los dos ganchos extremos a 135 grados.

– De ninguna manera, basados en los 36 resultados de bajas resistencias en los concretos reportados por los responsables de la obra, los peritos pueden afirmar que las resistencias de los concretos de toda la estructura estén en entredicho, ya que existe una gran cantidad de pruebas de resistencia cuyos resultados son satisfactorios, sin embargo sí muestran que pueden existir elementos con resistencias por debajo del límite de aceptabilidad como la detectada en la columna B15 del nivel 460.15 por el estudio de patología realizado en este peritazgo.

– En cuanto a los aspectos de calidad de la construcción se pudo establecer que las principales No Conformidades de la obra son las relativas a concretos a la vista, mampostería con deficiencias en la pega y en hidrófugo, placas de entrepiso fisuradas, placas de pavimento en concreto fracturadas, muro de contención fisurado y desplomado, dimensiones de junta de construcción entre estructuras que no cumplen con la NSR-10, disparidad entre huellas y contra huellas en escaleras, entre otros.

– Mediante el estudio de Ingeniería Estructural Forensica, este permitió establecer con total certeza las causas determinantes del colapso de la estructura, el cual sin tratarse de un acto deliberado o intencional, sí está fundamentado en una ausencia de cuidado y en una actuación negligente de los responsables del proceso de encofrado y conformación de la obra falsa de soporte de la tribuna que se encontraba en construcción, dado que transmitieron parte de la carga de construcción sobre las placas de cubierta de las cabinas de radio existente del nivel 467.15, siendo estas incapaces de resistir la carga transmitida, lo cual originó falla por flexión en la losa de la cabina contigua al eje 11, permitiendo la caída de una parte del concreto fresco que se estaba depositando, el cual al caer desde una altura de 7,8 m impactó las graderías existentes con una fuerza de 527 KN, fuerza que sobrepasó en varios órdenes de magnitud la capacidad de carga de dichas graderías, generando su colapso y posterior caída sobre la losa inferior del segundo piso, la cual fue impactada con el peso del concreto fresco, el peso de las graderías existente y el peso de todos los elementos de construcción, generando también su colapso total.

Obra suspendida

Desde el colapso de la tribuna en el 2016, los contratos 1758 y 1760 de 2014 con los que se realizaba la remodelación del estadio fueron suspendidos en común acuerdo entre la Administración Municipal y Consorcio Estadio 2014 y el Consorcio Interventoría Estadio 2014, encargado de la supervisión.

En esos mismos días el Departamento de Planeación Nacional decidió suspender los recursos que estaba destinando para las obras de remodelación en el estadio de fútbol. Otros escándalos fueron saliendo a la luz pública con las investigaciones, uno de ellos, que el director de la obra no contaba con título de ingeniero.