Baraya: tutela ordenó traslado de estudiantes y docentes de institución Antonio Baraya a megacolegio

0
dav

En una decisión largamente esperada por la comunidad de estudiantes, padres de familia y docentes del municipio de Baraya, una tutela acaba de ordenar que se adopten las medidas necesarias para el traslado de estudiantes y docentes a las nuevas instalaciones del megacolegio, en reemplazo de las dos sedes actuales del colegio Antonio Baraya, una de las cuales amenaza con caerse.

La acción de tutela, fallada por el Juzgado Único Promiscuo Municipal de Baraya, fue notificada a todos los sectores de la comunidad.

La tutela protege “el derecho a la educación, vida en condiciones dignas y trabajo de los docentes de los niños, niñas, adolescentes de la institución educativa Antonio Baraya”.

Orden de traslado

El fallo ordenó que dentro de las 48 horas siguientes a la notificación de la tutela, se dispusiera programar una reunión extraordinaria “con presencia de todos los miembros del Consejo (directivo), a efecto de señalar la fecha y hora para el traslado y reubicación de los estudiantes, docentes y parte administrativa (…)”.

La tutela señala que de esta manera “no solo se dé el acatamiento a esta orden, sino que se garantice el derecho fundamental a la educación de los niños, niñas, adolescentes y docentes (…) haciéndose efectivo el traslado al denominado Mega Colegio…”.

Esa reunión extraordinaria se cumplió este jueves con presencia de integrantes del Consejo Directivo, la rectora Yined Zambrano Gutiérrez, la personera Cristi Yohanna Díaz y la delegada de la Secretaría de Educación de la Gobernación del Huila, Mercedes Fierro.

Decisiones

Los participantes en la reunión, dirigida a dar cabal cumplimiento a lo ordenado por la juez constitucional en el fallo de tutela, decidieron el traslado de dotación, equipos y archivo de la institución educativa “entre el 14 y el 21 de diciembre de 2017”.

Además, “directivos docentes, docentes y estudiantes llegarán el día 15 de enero de 2018 para el ejercicio de sus labores” en “la nueve sede megacolegio, tan pronto se haya organizado su puesto de trabajo y se cumplan sus períodos vacacionales”.

Derecho a la educación

En general, todos los asistentes confirmaron su interés “en aras de la prestación del servicio público educativo con calidad, cobertura y eficiencia”.

“Los presentes de común acuerdo expresaron su interés y satisfacción por encontrar que la decisión tomada por la Juez de Tutela redunda en beneficio de la comunidad escolar y de los docentes, por cuanto se garantizan mejores ambientes para el aprendizaje y formación integral de los menores”.

Además, “los miembros del Consejo Directivo presentes dejan en claro que su posición es la de acatar la orden judicial y en consecuencia no tienen el interés de ejercer el recurso de apelación, ya que comparten la posición de la Juez Constitucional en defensa del derecho fundamental a la educación y al trabajo en condiciones dignas de los docentes”.

Antes del megacolegio

Los estudiantes finalizan el año escolar en dos sedes de la institución educativa con graves deficiencias: la Elena Lara de Cuéllar, que sirve a primaria y también a los estudiantes de noveno, décimo y undécimo.

Estos estudiantes de bachillerato deben recibir sus clases en los mismos pequeños pupitres que sirven para primaria.

En tanto, los alumnos de sexto a octavo se ubicaron en la sede Jorge Eliécer Gaitán.

Después del sismo de febrero pasado, la sede de educación media fue clausurada para actividades académicas, debido a grietas y serias fallas en la edificación.