La espinosa tarea de decidir

0

Adam smith, el filósofo escocés padre del liberalismo en el mundo, se refería al hombre con propiedad, en el sentido de la actitud frente a situaciones cuya acción “debe ser justa al momento y frente a los demás.”

Y eso mismo pedimos de cada acción, que propenda una decisión tomada y dirigida a contener, prevenir, mitigar y reducir la crisis en la que hoy nos vemos sumidos; Justas y propias al momento y a la gente.

Pero queda claro que no hay nada más difícil que saber decidir, tomar decisiones es quizás la piedra que talla en el zapato o la espinosa tarea que para muchos es hacerlo. Ya lo decía el filósofo y activista político francés, Jean Paul Sartre; “El hombre está condenado a ser libre” y esa libertad le permite no poder escapar a la obligación de decidir.

La condena de la que habla Sartre, hoy atormenta a más de un hombre investido de poder. Sus decisiones tomadas, malas o buenas, o muchas de esas extemporáneas o algunas represadas en escritorios al temor de no entender si están sujetas al momento y a lo justo.

Lo ha padecido el presidente Duque, al tardar la decisión de cerrar puertos aéreos en el país, principal ruta de contagio que hoy nos somete al calvario del confinamiento. Padecimiento que afrontan líderes del mundo, que hoy se ahogan en la copa soberbia de decisiones que tendrán un alto costo político en sus carreras.

Muchas de éstas, han sido tomadas al fervor de la réplica de quien ha tenido temple para decidir, en eso he de ser justo con la capacidad absoluta para asumir con determinación el manejo de la crisis sanitaria como bien lo ha hecho la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

En lo regional hay muchas decisiones por tomar, otras que apenas se van a materializar y debieron ser impartidas al inicio de la pandemia en el país. Queda claro que decidir, es una acción que no se enseña en la escuela, un vacío del modelo educativo. Pero de algo estoy seguro, el nivel de indecisión quedará evidenciado al termino de la penosa noche.

En lo personal y ojalá no me equivoque, creo que al final las apocalípticas proyecciones de contagio del gobierno nacional no se van a cumplir, ni los subregistros propios de la ineficacia del sector salud en el país se acercarán a los millones de contagios que vaticinó el gobierno.

Por lo demás, la crisis nos permitirá reflexionar en torno a nuestra preparación y capacidad para decidir contra el tiempo. Reflexión que debe rondar en la premisa de Adam Smith en su obra maestra de la Teoría de los Sentimientos Morales; “ En el sentido moral que diferencia lo bueno de lo malo”

¡Bajo esa premisa los invito a tomar decisiones!

Saludos Amigos.